Seguimiento ♥

martes, 18 de enero de 2011

Algunos tipos de hombres:

TEMEROSOS- FOBICOS: Son aquellos que mediante el chat o las redes sociales se muestran seguros, avallasantes, y despiertan las fantasías más prometedoras. Pero a la hora del encuentro real, lo posponen con vagas excusas, mientras se alimentan de lo que imaginaron.

FALICO-NARCISISTAS: Cuyo exponente podría ser Ricardo Fort, un hombre al que amor propio no le falta. “Son machos que a la hora de cortejar usarán todas las armas de seducción, el despliegue histriónico, la mentira centrada en crear ilusiones y una muy atractiva propuesta sexual”, describe el libro. Y también cuenta cómo será la reacción de las mujeres frente a la desaparición de este hombre que “provocará un estado de irritación, bronca, decepción y un sinnúmero de reproches”.

SOLITARIOS-PERVERSOS: Los que todas evitan toparse porque despiertan todo tipo de conjeturas en la mente de ellas. “¿Serán gays, intelectuales o simplemente niños obedientes que quedan al cuidado de sus padres?.” La respuesta, según el psiquiatra Ghedin, es que disfrutan de la soledad y jamás sufren; por eso molesta tanto su actitud.

Romper los moldes. La llamada “revolución femenina”, es según los especialistas, lo que más desconcierta al sexo opuesto. “Ellos, creen que todas buscamos una vida en pareja y ser madres antes de los cuarenta, y por eso huyen para evitar la formalidad. Y una se queda pensando en qué hizo mal, o si volvió con la ex”

FALICOS-ASTUTOS: verdaderos manipuladores, cuyo exponente podría ser el carismático, pero a la vez odioso Dr. House, el médico sabelotodo de la serie de Universal. A la hora de seducir, despliegan un bagaje de recursos que van desde la simpatía hasta la vil mentira y el enredo: nada importa con tal de obtener el objeto deseado. Apartarse de ellos es una tarea agotadora, requiere de una decisión firme y de un egoísmo salvador. Según la descripción, cargan a la pareja con las culpas del fracaso y ellas no pueden evitar caer en sus astutas argucias.

DESCONFIADOS-INSENSIBLES: que sólo buscan conocer a “una chica de familia”, por medio de contactos confiables o en su lugar de trabajo. “Son áridos, la indiferencia pronto se convierte en frialdad y dureza emocional”.

OBSESIVOS-DEPENDIENTES: Son más sofisticados y rebuscados que el resto, muy pensantes y están siempre alertas como si el mundo se desbarrancara a cada paso. Suelen perdurar en la relación, excepto con las mujeres histéricas, cuyos rasgos histriónicos espanta a los dependientes en general, reza el texto.

SUMISOS-DEPENDIENTES: Es un problema porque si bien son serviles, y no buscan dominar, a la vez son cómodos, egoístas y demandantes. “En el fondo, son niños que buscan en las parejas continuar el modelo familiar. Es posible que aún sigan viviendo con los padres, o en la casa natal, con familias que cubren todos sus caprichos y necesidades”, explica. “El perfil bajo y la falta de aspiraciones son una constante”, remata.

SOLITARIOS-INDEFINIDOS: Según la definición textual “profundizan los rasgos de aislamiento e indiferencia, con el detalle de que el ingrediente sexual directamente no existe, o apenas se pone en evidencia”.



Encontré la descripción del mío! Maldito fálico-astuto, el mas difícil de superar ...

3 comentarios:

Ro dijo...

Ja, me parece que a mi me van los del mismo grupo XD Muy buena la entrada :)

Algo de mi. dijo...

Mui buena entrada, jajaja. Observadora! Te sigo (:* espero tu tambien lo hagas (:* Unabrazo:*.

Nicolás Nunca dijo...

"... disfrutan de la soledad y jamás sufren; por eso molesta tanto su actitud. ".
Vamos bien,
vamos bien.
Gracias.
Interesantes definiciones.
Por algo mis amigos son contados con los dedos de las manos.
con razón!

Un abrazo.